Publicitat Google

divendres, 31 de desembre de 2010

Nochevieja

Times Square, New York City

Paris

Copacabana

Sidney

Russia
Reykjavik

dijous, 30 de desembre de 2010

Aprender y enseñar

Las personas inteligentes quieren aprender. Las demás, enseñar.
Anton Pavlovich Chekhov

dimecres, 29 de desembre de 2010

Es su problema

Sucedió que un Maestro Zen estaba pasando por una calle, cuando un hombre llegó corriendo y lo golpeó con fuerza.

El Maestro cayó. Luego se levantó y continuó caminando en la misma dirección en la que estaba yendo, sin siquiera mirar hacia atrás. Un discípulo iba con el Maestro; se quedó atónito y dijo:

“¿Quién es ese hombre? ¿Qué es esto? Si uno vive en esta forma, entonces cualquiera puede venir y matarte. Y ni siquiera has mirado a la persona y no sabes quién es, ni por qué lo hizo”.

El Maestro dijo: “Es su problema, no el mío”.

dimarts, 28 de desembre de 2010

Lucas

Lucas era el tipo de persona que te encantaría odiar. Siempre estaba de buen humor y siempre tenía algo positivo que decir. Cuando alguien le preguntaba cómo le iba, él respondía: Si pudiera estar mejor, tendría un gemelo. Era un gerente único porque tenía varias meseras que lo habían seguido de restaurante en restaurante. La razón por la que las meseras seguían a Lucas era por su actitud. El era un motivador natural: Si un empleado tenía un mal día, Lucas estaba ahí para decirle al empleado como ver el lado positivo de la situación. Ver este estilo realmente me causó curiosidad, así que un día fui a buscar a Lucas y le pregunte: No lo entiendo... no es posible ser una persona positiva todo el tiempo...¿cómo lo haces? Lucas respondió: Cada mañana me despierto y me digo a mi mismo, Lucas; tienes dos opciones hoy: Puedes escoger estar de buen humor o puedes escoger estar de mal humor. Escojo estar de buen humor. Cada vez que sucede algo malo, puedo escoger entre ser una víctima o aprender de ello. Escojo aprender de ello. Cada vez que alguien viene a mí para quejarse, puedo aceptar su queja o puedo sacarle el lado positivo de la vida. Escojo el lado positivo de la vida.
Sí... claro... pero no es tan fácil (protesté).
Sí lo es - dijo Lucas. Todo en la vida es acerca de elecciones. Cuando quitas todo lo demás, cada situación es una elección. Tu eliges como reaccionas a cada situación. Tú eliges como la gente afectará tu estado de ánimo. Tu eliges estar de buen humor o mal humor. En resumen: TU ELIGES COMO VIVIR LA VIDA.
Reflexioné en lo que Lucas me dijo.
Poco tiempo después, deje la industria restaurante para iniciar mi propio negocio. Perdimos contacto, pero con frecuencia pensaba en Lucas cuando tenía que hacer una elección en la vida, en vez de reaccionar a ella.
Varios años más tarde, me enteré que Lucas hizo algo que nunca debe hacerse en un negocio de restaurante. Dejó la puerta de atrás abierta una mañana y fue asaltado por 3 ladrones armados. Mientras trataba de abrir la caja fuerte, su mano temblando por el nerviosismo, resbaló de la combinación. Los asaltantes sintieron pánico y le dispararon. Con mucha suerte, Lucas fue encontrado relativamente pronto y llevado de emergencia a una clínica. Después de 18hs. de cirugía y semanas de terapia intensiva, Lucas fue dado de alta aun con fragmentos de bala en su cuerpo. Me encontré con Lucas seis meses después del accidente y cuando le pregunte como estaba, me respondió: Si pudiera estar mejor, tendría un gemelo.
Le pregunte que pasó por su mente en el momento del asalto.
Contestó: Lo primero que vino a mi mente fue que debí haber cerrado con llave la puerta de atrás. Cuando estaba tirado en el piso recordé que tenia 2 opciones:
Podía elegir vivir o podía elegir morir. Elegí vivir.
¿No sentiste miedo?, Le pregunté. Lucas continuó; Los médicos fueron geniales. No dejaban de decirme que iba a estar bien. Pero cuando me llevaron al quirófano y vi las expresiones en las caras de médicos y enfermeras, realmente me asusté, podía leer en sus ojos: Es hombre muerto. Supe entonces que debía tomar acción...
¿Que hiciste?- pregunte.
Bueno... uno de los médicos me pregunto si era alérgico a algo y respirando profundo grité: Sí a las balas...
Mientras reían les dije:
Estoy escogiendo vivir... opérenme como si estuviera vivo, no muerto.
Lucas vivió por la maestría de los médicos pero sobre todo por su asombrosa actitud. Aprendí que cada día tenemos la elección de vivir plenamente.
La actitud, al final, lo es todo.

dilluns, 27 de desembre de 2010

Mirarse a un@ mism@


Algún día en cualquier parte, en cualquier lugar indefectiblemente te encontrarás a ti mism@, y ésa, sólo ésa, puede ser la más feliz o la más amarga de tus horas.

Pablo Neruda

diumenge, 26 de desembre de 2010

Hexagrama 58



Tui: lo sereno, el lago

Arriba Tui, lo sereno, el lago




Debajo Tui, lo sereno, el lago


 

Solución general: El lago es símbolo no solo de la serenidad, sino de la alegría serena. Imagina un lago sereno rodeado por el paisaje que más te guste, esa es la serenidad y la alegría que este signo representa.
< La serenidad es la madre de la sabiduría, y la sabiduría es la madre del éxito que realmente importa en la vida. LA FELICIDAD>
La alegría es contagiosa y por tanto produce el éxito. Pero la alegría ha de ser serena, ya que una alegría agitada, nerviosa, exaltada... impide ver las cosas como son y por tanto nos llevará a cometer errores que nos traerían la desgracia. La desgracia también llega cuando uno quiere conseguir las cosas a la fuerza, con coacciones o agresividades, pues encontraremos resistencias en los demás, y esas resistencias generarán odios, resentimientos. Nos encontraremos en una espiral de negatividades que nos dañarán a todos. Sin embargo, cuando se conquistan los corazones gracias a la amabilidad, el efecto será que la gente asumirá gustosa las circunstancias negativas y eso traerá la suerte para todos.

dissabte, 25 de desembre de 2010

Leyenda japonesa

Sabiduría

—¿Qué se debe hacer cuando el ruiseñor se niega a cantar?

—Retorcerle el cuello —contestó el primero.

—Obligarle a cantar —dijo el segundo.

—Esperar a que cante —declaró el tercero, que era un sabio.

divendres, 24 de desembre de 2010

No quiero santos, ni siquiera al nicolás

Tió de Nadal

El Tió de Nadal (Nadal significa "Navidad" en catalán, aragonés y occitano) es un personaje mitológico catalán y la base de una tradición muy arraigada en Cataluña (España). Esta tradición también se puede encontrar en Occitania bajo el nombre Cachafuòc o Soc de Nadal, y en Aragón como Tronca de Nadal o Toza, todos ellos antiguos territorios de la Corona Aragonesa.
Un tió de Nadal.

En el día de la Inmaculada Concepción (esto es, el 8 de diciembre), se empieza a dar de comer cada noche a un tronco, y se tapa normalmente con una manta para que no pase frío durante la noche. Consiste en azotar un tronco con un bastón.

Normalmente se ponía el tió al fuego y se lo hacía defecar. Ahora ya no se quema el tió, sino que tan sólo se le obliga a defecar repetidamente a base de arremeterle golpes de bastón acompañados de las llamadas canciones del Tió.

El Tió nunca defeca objetos grandes (estos ya los traen los Reyes Magos) sino chucherías, barquillos y turrones para los más pequeños. Según la comarca defeca higos secos y cuando deja de defecar (porque ya no le queda nada) defeca un arenque salado, un ajo, una cebolla, o se orina en el suelo.

La tradición del Tió está emparentada con la del árbol de Navidad, también portador de regalos para los más pequeños de la casa. En Galicia se quemaba un leño en Nochebuena: o tizón do Nadal, de origen semejante.

Es común que lleve una barretina y una cara sonriente en uno de los extremos y que se sostenga con dos o cuatro patas.
(de Wiquipedia)

Olentzero

El Olentzero u Olentzaro es un personaje de la tradición navideña vasca. Se trata de un carbonero mitológico que trae los regalos el día de Navidad en los hogares de Navarra, Guipúzcoa, Vizcaya y Álava, Labort, Baja Navarra y Sola, cuyo origen está en la zona de Lesaka.[1]

El personaje El Olentzero es un carbonero que se representa como un hombre grueso, desarrapado, manchado de carbón, de buen comer y borrachín. El Padre Donostia lo describe como "cabezón sin inteligencia" (buruhandia, entendimendu gabea) o "puerco barrigudo" (urde tripaundia). Su singular característica es que vive aislado de la sociedad dedicado a hacer carbón vegetal en el bosque gustándole comer y beber bien y cada invierno baja de las montañas a los pueblos.[1]

La primera referencia en la historia es con los Fueros Navarros. Según el historiador Isasti de Lezo (XVII), Onenzaro es el nombre recibido por la víspera de Nochebuena.
(de Wiquipedia)

dijous, 23 de desembre de 2010

Sin miedo

Durante las guerras civiles en el Japón feudal, un ejército invasor podía barrer rápidamente con una ciudad y tomar el control. En una aldea en particular, todos huyeron momentos antes que llegara el ejército; todos excepto el maestro de Zen.

Curioso por este viejo, el general fue hasta el templo para ver por sí mismo qué clase de hombre era este maestro. Como no fuera tratado con la deferencia y sometimiento a los cuales estaba acostumbrado, el general estalló en cólera. “¡Estúpido!”, gritó mientras alcanzaba su espada, “¡no te das cuenta que estás parado ante un hombre que podría atravesarte sin cerrar un ojo!”. Pero a pesar de la amenaza, el maestro parecía inmóvil. “¿Y usted se da cuenta?”, contestó tranquilamente el maestro, “¿que está parado ante un hombre que podría ser atravesado sin cerrar un ojo?”

dimecres, 22 de desembre de 2010

Paradojas

Hoy me han presentado la despersonalización como herramienta para ampliar la visión mental de las diferentes situaciones que se nos presentan y que nos afectan en alguna medida. A partir de este concepto he hecho algunas reflexiones. Una de ellas es que, por lo menos a simple vista, me parece una paradoja que para humanizarse haya que despersonalizar. También me ha hecho recordar una idea que gesté en mi juventud, sobre los complejos de superioridad e inferioridad. Venía a decir aquella teoría mía que los complejos de inferioridad en el fondo escondían detrás un complejo de superioridad, puesto que de algún modo, una persona puede sentirse inferior por causa de unas altas espectativas de sí misma... otra paradoja. La despersonalización me ha hecho recordar ese pensamiento. Si un@ se toma las actitudes de las otras personas como un tema personal, será porque considera o espera ser el centro de atención de l@s demás... o no! ;)

dimarts, 21 de desembre de 2010

Los números

Detrás de las paredes, juegan los dioses; juegan con números, de los que está hecho el universo
Le Corbusier




El número es el que rige las formas y las ideas, y la causa de los dioses y los demonios.
Pitágoras



dilluns, 20 de desembre de 2010

La cita

En tu alcoba techada de ensueños, haz derroche
de flores y de luces de espíritu; mi alma
calzada de silencio y vestida de calma
irá a ti por la senda más negra de esta noche.

Apaga las bujías para ver cosas bellas;
cierra todas las puertas para entrar la ilusión;
arranca del misterio un manojo de estrellas
y enflora como un vaso triunfal tu corazón.

Y esperarás sonriendo, y esperarás llorando!…
Cuando llegue mi alma, tal vez reces pensando
que el cielo dulcemente se derrama en tu pecho….

Para el amor divino ten un diván de calma,
y con el lirio místico que es su arma, mi alma
apagará una a una las rosas de tu lecho.

Delmira Agustini

diumenge, 19 de desembre de 2010

Hexagrama 61

Chung Fu: la verdad interior

 Arriba Sun, lo suave, el viento


 Debajo Tui, lo sereno, el lago


Nuestra verdad es aquello que nuestra naturaleza interior nos dice que es cierto. Nuestra naturaleza interior es buena, está en armonía con las leyes del Tao, es inocente y pura, sin falsedad ni egoísmos. Así cuando en nuestro corazón domina esta inocencia y esta pureza, estamos en nuestra verdad interior.
Cuando queremos influir en los demás mediante nuestra verdad interior, nos encontramos con personas cuyo grado de desarrollo espiritual es mínimo y por lo tanto nos costará muchísimo influirles. La única posibilidad de conseguirlo es buscar en ellos algún punto “flaco”. Para ello, debemos librarnos en primer lugar de nuestros propios prejuicios hacia esas personas, para que su mente pueda actuar sobre nosotros con toda naturalidad. Esto les dará confianza y podremos empezar a influirles. Cuando buscamos el bien común, cuando no somos egoístas ni buscamos ventajas personales, o imponer nuestra verdad, la influencia que ejercemos sobre los demás nunca es una manipulación. La manipulación está en las intenciones, no en los métodos.
Mutación de la línea 2:

    Cuando nos guiamos por nuestra verdad interior siempre encontramos personas afines a nosotros sin necesidad de buscarlas.

dissabte, 18 de desembre de 2010

La cosa más bella del mundo

¿El día más bello?
Hoy

¿El obstáculo más grande?
El miedo

¿La raíz de todos los males?
El egoísmo

¿La peor derrota?
El desaliento

¿La primera necesidad?
Comunicarse

¿El misterio más grande?
La muerte

¿La persona más peligrosa?
La mentirosa

¿El regalo más bello?
El perdón

¿La ruta más rápida?
El camino correcto

¿El resguardo más eficaz?
La sonrisa

¿La mayor satisfacción?
El deber cumplido

¿Las personas más necesitadas?
Los padres

¿La cosa más fácil?
Equivocarse

¿El error mayor?
Abandonarse

¿La distracción más bella?
El trabajo

¿Los mejores profesores?
Los niños

¿Lo que más hace feliz?
Ser útil a los demás

¿El peor defecto?
El malhumor

¿El sentimiento más ruin?
El rencor

¿Lo más imprescindible?
El hogar

¿La sensación más grata?
La paz interior

¿El mejor remedio?
El optimismo

¿La fuerza más potente del mundo?
La fe

¿La cosa más bella de todo?
El Amor

divendres, 17 de desembre de 2010

El frío y el cielo





En estos días en que el frío comienza a recordarme en qué latitud vivo me resulta especialmente fácil ilustrar cómo siempre se puede ver un aspecto positivo de las situaciones. Está claro que no me gustan estas temperaturas. Me resulta incómodo porque hay que ir con mucha ropa, quitándose y poniéndose continuamente chaquetas, abrigos, guantes, bufandas, gorros... además que no siempre es fácil acertar sobre qué ropa lleva uno debajo de todos esos accesorios, puesto que las temperaturas de los interiores de los edificios pueden ser muy diferentes. También hay que tener en cuenta que hay partes del cuerpo que son más complicadas de abrigar, como por ejemplo la nariz. En ocasiones hasta siento dolor al respirar esos aires gélidos. A mí directamente el frío me acobarda. No me resulta fácil vencer la tentación de quedarme en mi casita calentita... y no hablemos de si además de las bajas temperaturas, aparecen otros fenómenos como la lluvia o la nieve... brrrrrr
Pero... hay algo que no he conseguido jamás disfrutar en épocas del año más cálidas, y es el cielo. La claridad que presentan los cielos del invierno no se puede comparar con ninguna otra cosa. Los amaneceres y los atardeceres tienen una riqueza cromática incomparable. No me atrevo a decir que me compense, pero sí es cierto que da un motivo extra de alegría a mi día contemplar un cielo despejado por la mañana temprano.

dijous, 16 de desembre de 2010

Abandónalo

Un alumno se dirige a un maestro Zen y le dice:

-He visitado a muchos maestros y he dejado muchos placeres.

He ayunado, he sido célibe y he velado noches enteras para conseguir la iluminación.

He abandonado todo lo que me han pedido que abandonase y he sufrido...pero la iluminación no me ha llegado, ¿que debo hacer?.

Maestro Zen: -Abandona el sufrimiento

dimecres, 15 de desembre de 2010

Miradas

Hay personas que parecen especialmente hábiles a la hora de cargar sus miradas de significado, de intención. Que pueden provocar en los demás sensaciones cercanas al tacto, a la caricia, o que incluso pueden hacer sentir una cierta desnudez a la persona objeto de la mirada. Pero incluso las personas de mirada "menos profunda" somos capaces en ocasiones de comunicarnos con una mirada incluso mejor que con palabras. Por lo general, este tipo de comunicación exige una complicidad, pero aun así no deja de sorprenderme.
Hay miradas cálidas, miradas gélidas, miradas inquisitivas, miradas tristes, implorantes. Hay miradas exigentes y miradas comprensivas. Miradas ilusionadas, miradas inocentes, miradas pícaras y miradas lujuriosas. Hay miradas enamoradas. Me pregunto si habrá alguna emoción que no se pueda expresar con una mirada. Creo que no!

dimarts, 14 de desembre de 2010

Conocer a los peces

Un día Chuang Tzu y un amigo caminaban por un río. "Mira a los peces nadando allí," dijo Chuang Tzu, "realmente están disfrutando."
"Tu no eres un pez," contestó el amigo, "Así que no puedes saber realmente que están disfrutando."
"Tu no eres yo," dijo Chuang Tzu. "¿Así que cómo sabes que yo no sé que los peces están disfrutando?"

dilluns, 13 de desembre de 2010

Desubicación

Algunas veces he sentido una sensación como de no encajar con las personas que me rodeaban o en la situación que estaba viviendo. No me refiero al sentimiento de pertenencia al grupo, va algo más allá que eso, es una desubicación, un sentirse fuera del lugar adecuado o que el momento vivido no es el correcto. Es ésta una sensación que siempre me ha parecido de desasosiego

Me pregunto si una persona satisfecha consigo misma, libre de autojuicios exagerados puede llegar a sentirse así en alguna ocasión... espero poder comprobarlo yo ahora que creo saber que el proceso que estoy siguiendo es el adecuado para llegar a la meta.

Justo antes de ponerme a escribir estas poquitas líneas se me ha ocurrido buscar la palabra desubicación en Google, y una de las primeras entradas es un poema de Amanda Pedrozo, que me parece que no me va mal del todo (je je). Dice así:

Aquí se estila
lavarse las axilas
por tiempo indefinido
mientras se viva
y se acostumbra
el amor por cuotas
el vestido decorosamente
limpio
sin señales de pasto
ni de mariposas
o sea que todo
viene a ser
cuestión de estilo
y de mandamientos
por lo cual entiendo
razono
que aquí no quepo yo
con mis desobediencias lógicas
con mis amores incompletos.

diumenge, 12 de desembre de 2010

La siega

Un antiguo tema del grupo Jarcha... no tiene desperdicio!!
Esta letra es de esas cosas que aprende una de pequeña y no se olvidan con el paso de los años. Espero que no se pierda porque creo que lo vale!!

Manué: ¡Hola Pepiyo!
Pepiyo: ¡Hola Manué! ¿Qué tal Rosariyo?
Rosariyo: ¡Muy buenas, José!
Manué: Me’nterao que en la montería que diste'n tu coto habéis destrozao a toa la fauna que allí se escondía.
Pepiyo: ¡Alá, exagerao! Sólo hemos matao cuatro mil perdices, doscientos palomos y treinta venaos y unos cuantos bichos no identificaos.
Rosariyo: ¡Animales!
Manué: ¿Por qué no viniste?
Pepiyo: Porque di una fiesta en la finca para celebrar la subida del trigo y la avena y la polio que sufre el jornal.
Rosariyo: ¡Hay que ver!
Manué: ¿Y la fiesta que tal resultó?
Pepiyo: ¡Casi ná! Al final cuando ya todo el mundo se había desquitao, me quedé con Pilar la vaquera y la Tere la del mayoral. Y en la alberca a la luz de la luna sin más vestidura que la oscuridad se armó tal orgía, que veremos si dentro unos días no les da por ponerse a engordar y las tengo detrás de mis huesos pidiéndome un piso en la capital.
Manué: ¿T'has fijao? ¡Ahí es ná!
Rosariyo: ¡Eso está mu bien! Y aquí tienen a una servidora que mientras ustedes ensucian la alberca o matan bichitos sin ton y sin son, yo me paso semanas y años de misa al rosario y, de extraordinario, los estrenos de televisión. ¡Y es que no pué ser!, ¡es que no pué ser! Nuestra vida debe de cambiar, que no puede ser que unos vivan de barba y bigote usando el capote a su voluntad y una servidora se pegue mil trotes de casa a la iglesia, pa no sacar ná. Y cuidao, que en el campo, y no es que me importe, los pobres peones nos tienen fichaos.
Manué: ¡Anda ya!
Pepiyo: ¡Anda ya!
Rosariyo: Si yo ando, pero más deprisa tendremos que andar si a esa gente se le hincha la frente, nos coge del cuello y nos manda a segar.
Manué: ¿Yo a segar?
Rosariyo: ¡Tú a segar!
Pepiyo: ¿Yo a segar?
Rosariyo: ¡Tú a segar! Y yo ya me veo con mandil y cofia y fregando pisos en la capital.

dissabte, 11 de desembre de 2010

Según Quique San Francisco...

El sexo es un coñazo 

Hoy en día, todo el mundo dice que se lo pasa de puta madre en la cama. Yo no lo dudo. Lo que no me trago es que sea haciendo el amor.... Porque, francamente... el sexo es un coñazo. Lo que pasa es que esta sobrevalorado.

Vamos a ver:
¿Cuánto dura el orgasmo masculino?
Pues, el orgasmo-orgasmo, propiamente dicho, dura... yo que sé, lo que tarda uno en tomarse un chupito.
¿Y para eso tanto trabajo?.... Quedar, ducharse,… convencerla.

¡Joder! Al menos para lo del chupito no tienes que convencer al camarero. - Venga, tonto, pónmelo, si no te va a pasar nada...

Pero hay muchas más cosas que me cabrean del sexo. En primer lugar, el sexo es sexista. Porque hay que ver lo mal vista que está la eyaculación precoz. Y, sin embargo, una tía que llega al orgasmo en cinco minutos, ¡se la rifan!.... Coño, ¡esto es una injusticia! Es como si en las olimpiadas, a la tía que gana los cien metros le dan una medalla, y al tío... lo llevan al sexólogo.

El sexo está bien al principio... por la novedad, pero en cuanto empiezas a practicarlo en pareja la cosa se jode. Por ejemplo, intentar tener un orgasmo simultáneo es imposible. Es como pretender ponerse de acuerdo para eructar al mismo tiempo. Eso no hay quien lo controle. ¿Tú has visto parejas que eructen a la vez?... ¿Te imaginas?... Él, eructando de repente, y ella:- Eres un egoísta, no me has esperado
Acabaríamos todos fingiendo los eructos.

Además, si eres tío, el sexo es como la mafia: nunca puedes decir que no..... Siempre has de tener ganas.

Un ejemplo: yo estoy en una exposición de arte figurativo etrusco -una cosa muy común- y llega Naomi Campbell y me dice que quiere hacer el amor conmigo -algo también muy común-. Bueno, pues si le digo que no me apetece, al día siguiente media España piensa que soy gay. En fin, que al final haces un esfuerzo y acabas acostándote con ella... pero por el qué dirán.

No hay derecho, joder! Es como si vas a un restaurante, no te apetece solomillo y el maître va por ahí diciendo que eres vegetariano. Aunque hay maîtres que hacen cosas peores: te hacen sentir como si te estuvieras haciendo el amor. Se pegan toda la comida vigilándote para ver cómo te lo pasas. Y luego te preguntan: - ¿Le ha gustado al señor?.

Que te dan ganas de decirle: - Sí, ¿Y usted ha disfrutado, o me lo he comido demasiado rápido?.
Pero lo que ya me parece una vergüenza es esa gentuza que se gana la vida con el sexo: los sexólogos. El sexólogo es un tío que va de experto porque tiene un diploma en la pared firmado por el rector de la Universidad. ¡Pues vaya! Lo que tenía que tener es una declaración jurada de su mujer. Porque, ¿qué pasa?, ¿Qué el rector se ha acostado con él?, ¿Y como sé yo que a mi chica le va a gustar lo mismo que al rector?.

Además, todos los sexólogos te dicen lo mismo: 'Al sexo hay que echarle imaginación' ¡Coño, con lo incómodo que es eso! Antes, todo lo más, había dos posturas: me apetece o no me apetece. Pero ahora... ¿tú has leído el Kamasutra?. Para echar un polvo tienes que ser Nadia Comaneci. Que si 'la carretilla'..., que si 'el molinete'..., que si 'la variante de la medusa'... ¿la variante de la medusa?....
¡Joder! ¡Si yo no sé ni hacer la medusa!

Otra cosa que te dicen mucho es que 'en el sexo todo está permitido si los dos están de acuerdo'.... Ya, pero si somos tres y uno no quiere, ¿Qué? ¿Aplicamos la mayoría y que se joda?.

Pero lo peor de esto de las innovaciones es que te conduce a perversiones muy estúpidas. Por ejemplo, insultarse mientras se hace el amor. Tú estás allí intentando hacer la medusa, controlando la eyaculación... y ella:
- ¡Cerdo, bestia, animal...!
Y claro, al final te calientas y le dices: - ¡¿Y tú... lo mal que aparcas?!
En fin, está claro que el sexo es un coñazo.
Porque...además, si es de género tonto: Si el sexo fuera tan bueno como dicen, ya lo habrían privatizado.
Si has sonreído un par de minutos..........me alegro ya te duro mas que el orgasmo, ja, ja .

divendres, 10 de desembre de 2010

Naturaleza

Me permito hacer una reflexión sobre este cuento. Parece claro cada persona posee ciertas virtudes y defectos que le identifican como individuo, pero yo creo que las personas tenemos la capacidad de modificar esas características, precisamente ahí radica parte de la naturaleza humana. Gracias a todas y a todos.



"Un chiquillo, reiteradamente decepcionado y traicionado por alguien que él creía amigo, se lo contó a su padre preguntándole por qué pasan estas cosas. El padre le respondió contándole esta historia:

Un día un escorpión llegó a la orilla de un río y, teniendo que pasar al otro lado, empezó a buscar un medio que le llevase sin riesgo de ahogarse. De repente, viendo a una rana que estaba tomando el sol, una idea hizo mella en su mente. Decidió formularle su propósito preguntándole:

- Oye rana, ¿ podrías llevarme a la otra orilla nadando conmigo en la espalda ?

La rana le contestó:

- ¿ De verdad me crees tan idiota ? Sé muy bien que una vez subido en mi espalda me clavarás tu aguijón matándome.

- No seas tonta -replicó el escorpión- ¿ cómo podría hacerte eso ? ¿Acaso no sabes que nosotros no sabemos nadar y que si yo te matase moriría contigo ?

La rana, reasegurada por este razonamiento lógico pensó: " Es verdad. Si me matara, él también se moriría... y no creo que esa idea le guste...

- De acuerdo, sube. Te llevaré -dijo el batracio.

El escorpión se acomodó en la espalda de la rana y ésta empezó a cruzar el río. Una vez llegados a la mitad del torrente, en el punto más profundo, el escorpión levantó su pincho y, de un rápido golpe, lo clavó en la cabeza de la rana. Esta, agonizando atónita, apostrofó:

- ¿ Qué has hecho, imbécil ? ¡Ahora te vas a morir tú también, cretino !

- Lo sé -contesto el alacrán- pero soy un escorpión y esta es mi naturaleza."

dijous, 9 de desembre de 2010

La mariposa

El gran maestro taoísta Chuang Tzu, una vez soñó que era una mariposa que revoloteaba por todas partes.

En el sueño no tenía conciencia de su individualidad como persona. Era sólo una mariposa.

De repente despertó, y se encontró tendido allí siendo una persona de nuevo.

Pero al instante se preguntó, "¿Hace poco era un hombre que soñó que era una mariposa, o ahora soy una mariposa que sueña que es un hombre?".

dimecres, 8 de desembre de 2010

Una búsqueda insensata

Una mujer estaba buscando algo en el suelo junto a una farola. Pasó por allí un hombre y se paró, curioso, a observar a la mujer, que afanosamente buscaba y buscaba. Intrigado, después de un rato, el hombre preguntó:
- Buena mujer, perdona que me inmiscuya en tus asuntos, pero ¿podrías decirme qué buscas?

Y la mujer repuso:

- Busco una aguja que he perdido en mi casa, pero como allí no hay luz he venido a buscarla junto a esta farola.

Como esa mujer proceden muchos seres humanos. En lugar de buscar dentro de ellos mismos (donde mora el más verdadero gurú, el paraíso interno, la respuesta), buscan fuera de ellos lo que jamás podrán hallar fuera.

dimarts, 7 de desembre de 2010

El valor de las cosas

“Vengo, maestro, porque me siento tan poca cosa que no tengo fuerzas para hacer nada. Me dicen que no sirvo, que no hago nada bien, que soy torpe y bastante tonto. ¿Cómo puedo mejorar? ¿Qué puedo hacer para que me valoren más?”

El maestro, sin mirarlo, le dijo:

-Cuánto lo siento muchacho, no puedo ayudarte, debo resolver primero mi propio problema. Quizás después…- y haciendo una pausa agregó: Si quisieras ayudarme tú a mí, yo podría resolver este tema con más rapidez y después tal vez te pueda ayudar.

-E…encantado, maestro -titubeó el joven pero sintió que otra vez era desvalorizado y sus necesidades postergadas.

-Bien- asintió el maestro.

Se quitó un anillo que llevaba en el dedo pequeño de la mano izquierda y dándoselo al muchacho, agregó- toma el caballo que está allí afuera y cabalga hasta el mercado. Debo vender este anillo porque tengo que pagar una deuda. Es necesario que obtengas por él la mayor suma posible, pero no aceptes menos de una moneda de oro. Vete ya y regresa con esa moneda lo más rápido que puedas.

El joven tomó el anillo y partió.

Apenas llegó, empezó a ofrecer el anillo a los mercaderes. Estos lo miraban con algún interés, hasta que el joven decía lo que pretendía por el anillo.

Cuando el joven mencionaba la moneda de oro, algunos reían, otros le daban vuelta la cara y sólo un viejito fue tan amable como para tomarse la molestia de explicarle que una moneda de oro era muy valiosa para entregarla a cambio de un anillo. En afán de ayudar, alguien le ofreció una moneda de plata y un cacharro de cobre, pero el joven tenía instrucciones de no aceptar menos de una moneda de oro, y rechazó la oferta.

Después de ofrecer su joya a toda persona que se cruzaba en el mercado -más de cien personas- y abatido por su fracaso, monto su caballo y regresó.

Cuánto hubiera deseado el joven tener él mismo esa moneda de oro. Podría entonces habérsela entregado al maestro para liberarlo de su preocupación y recibir entonces su consejo y ayuda.

Entró en la habitación.

-Maestro -dijo- lo siento, no es posible conseguir lo que me pediste. Quizás pudiera conseguir dos o tres monedas de plata, pero no creo que yo pueda engañar a nadie respecto del verdadero valor del anillo.

-Qué importante lo que dijiste, joven amigo -contestó sonriente el maestro-. Debemos saber primero el verdadero valor del anillo. Vuelve a montar y vete al joyero. ¿Quién mejor que él, para saberlo? Dile que quisieras vender el anillo y pregúntale cuanto te da por él. Pero no importa lo que te ofrezca, no se lo vendas. Vuelve aquí con mi anillo.

El joven volvió a cabalgar.

El joyero examinó el anillo a la luz del candil, lo miró con su lupa, lo pesó y luego le dijo:

-Dile al maestro, muchacho, que si lo quiere vender ya, no puedo darle más que 58 monedas de oro por su anillo.

-¡¿58 monedas?!-exclamó el joven.

-Sí -replicó el joyero- Yo sé que con tiempo podríamos obtener por él cerca de 70 monedas, pero no sé… si la venta es urgente…

El Joven corrió emocionado a casa del maestro a contarle lo sucedido.

-Siéntate -dijo el maestro después de escucharlo-. Tú eres como este anillo: una joya, valiosa y única. Y como tal, sólo puede evaluarte verdaderamente un experto. ¿Qué haces por la vida pretendiendo que cualquiera descubra tu verdadero valor?

Y diciendo esto, volvió a ponerse el anillo en el dedo pequeño de su mano izquierda.

dilluns, 6 de desembre de 2010

La taza vacía

Según una vieja leyenda, un famoso guerrero, va de visita a la casa de un maestro Zen. Al llegar se presenta a éste, contándole de todos los títulos y aprendizajes que ha obtenido en años de sacrificados y largos estudios.

Después de tan sesuda presentación, le explica que ha venido a verlo para que le enseñe los secretos del conocimiento Zen.

Por toda respuesta el maestro se limita a invitarlo a sentarse y ofrecerle una taza de té.

Aparentemente distraído, sin dar muestras de mayor preocupación, el maestro vierte té en la taza del guerrero, y continúa vertiendo té aún después de que la taza está llena.

Consternado, el guerrero le advierte al maestro que la taza ya está llena, y que el té se escurre por la mesa.

El maestro le responde con tranquilidad "Exactamente señor. Usted ya viene con la taza llena, ¿cómo podría usted aprender algo?

Ante la expresión incrédula del guerrero el maestro enfatizó: "A menos que su taza esté vacía, no podrá aprender nada"

diumenge, 5 de desembre de 2010

El arte de hablar y la virtud de callar


Hablar es fácil, pero callar requiere prudencia y dominio.

Hablar oportunamente es acierto.
Hablar frente al enemigo es civismo.
Hablar ante la injusticia es valentía.
Hablar para rectificar es un deber.
Hablar para defender es compasión.
Hablar ante un dolor es consolar.
Hablar para ayudar a otros es caridad.
Hablar con sinceridad es rectitud.
Hablar de si mismo es vanidad.
Hablar restituyéndote fama es honradez.
Hablar disipando falsos es conciencia.
Hablar de defectos es lastimar.
Hablar debiendo callar es necedad.
Hablar por hablar es tontería.

Callar cuando acusan es heroísmo.
Callar cuando insultan es amor.
Callar las propias penas es sacrificio.
Callar de si mismo es humildad.
Callar miserias humanas es caridad.
Callar a tiempo es prudencia.
Callar en el dolor es penitencia.
Callar palabras inútiles es virtud.
Callar cuando hieren es santidad.
Callar para defender es nobleza.
Callar defectos ajenos es benevolencia.
Callar debiendo hablar es cobardía.

dissabte, 4 de desembre de 2010

Mujerón

Dicen que había dos hombres conversando sobre lo que es un "mujerón". Uno de ellos empieza a describir lo que para él significa un "mujerón". Describió los pechos, la cintura, los labios, las piernas y el color de los ojos. Decía que un mujerón tiene que ser una rubia de 1.80 m, siliconada y sonrisa Colgate. Mujerones dentro de este concepto no existen muchas.
Y para tí, ¿cómo debería ser un mujerón?, interroga a su amigo.
Y éste, meditando un rato, empieza a describirla:

Un "mujerón" es aquella que toma dos autobuses para ir a su trabajo y dos más para volver. Que cuando llega a casa encuentra un cesto de ropa para lavar, los deberes de l@s niñ@s para revisar y una familia hambrienta que alimentar.

Un "mujerón" es aquella que va de madrugada a hacer cola para garantizar la inscripción de sus hijos en el mejor colegio y aquella jubilada que pasa horas parada haciendo cola en un banco para cobrar una pensión insultante.

Un “mujerón” es la empresaria que administra decenas de funcionarios de lunes a viernes y una familia todos los días de la semana.

Un “mujerón” es aquella que regresa del supermercado con varias bolsas después de haber comparado precios y hacer malabarismos con el presupuesto.

Un “mujerón” es aquella que se depila, se pone cremas, se maquilla, hace dieta, ejercicio, usa tacones y lencería, se arregla el pelo y se perfuma, sin tener ninguna invitación para ser portada de revista.

Un “mujerón” es aquella que lleva los hijos al colegio y los va a buscar, los lleva a las clases de natación y los va a buscar, los lleva a la cama, les cuenta historias, reza con ellos, les da un beso y apaga la luz.

Un “mujerón” es aquella madre del adolescente que no duerme mientras éste no llega sano y salvo a casa y que bien temprano por la mañana ya está levantada, calentando la leche y haciendo el café.

Un “mujerón” es aquella que sabe dónde está cada cosa, lo que cada hijo siente y cuál es el mejor remedio para la tos, para los deditos magullados y para las pesadillas.

divendres, 3 de desembre de 2010

El calor de la amistad

La amistad es un bien preciado y necesario. Para ilustrar este pensamiento hay muchas frases célebres conocidas que hacen referencia a su importancia. Un conocido ejemplo es aquella que dice que l@s amig@s son la familia que un@ escoge. Pues bien, yo creo que en realidad esa frase es incompleta, porque hay que saber apreciar y valorar que no solamente un@ escoge las amistades, sino que asímismo cada cual es escogid@ como amig@ por sus amistades, y esa es una gran parte de la grandeza que esconde (o muestra) la amistad.

dijous, 2 de desembre de 2010

Las galletas

Una chica estaba esperando su vuelo en la sala de espera de un gran aeropuerto. Como tenia que esperar bastante, se fue a comprar un libro y un paquete de galletas.
Al volver, se sentó en una de las salas a leer en paz. Dos asientos a su lado, se sentó un hombre con una revista y empezó a leer. Entre ellos dos se quedaron las galletas.
Cuando ella cogió la primera, el hombre cogió una. Ella se sintió indignada, pero no dijo nada, solo pensó: "que descarado" ... Pero si no hubiera estado cansada le hubiera dado una bofetada que no olvidaría nunca más.
Cada vez que ella cogía una galleta, el hombre cogía una. Eso la indignaba tanto que no conseguía concentrarse ni reaccionar.
Cuando quedaba solo una pensó ¿Qué hará ahora este tío con tanto morro?
Entonces el hombre cogió la galleta.... la partió y dejo la mitad para ella. Eso ya fue demasiado. Cerró el libro y sus cosas y se fue rabiando sin decir nada y embarcó en el avión.
Cuando ya estaba sentada en su asiento, se dio cuenta que dentro del bolso llevaba su paquete de galletas intacto y sin abrir.
Qué vergüenza sintió! Olvido que las galletas las había guardado en el bolso. El hombre había compartido sus galletas con ella sin sentirse nervioso ni alterado y ya no tenía oportunidad de disculparse, pero si que pensó: ¿Cuantas veces en nuestra vida sacamos conclusiones que tendríamos que observar mejor? ¿Cuantas cosas no son exactamente como pensamos de las personas?
Y recordó que existen cuatro cosas en la vida que no se recuperan:
1. Una piedra, después de lanzarla
2. Una palabra después de haberla dicho
3. Una oportunidad, después de perderla
4. El tiempo, después de haberlo pasado

dimecres, 1 de desembre de 2010

Desacuerdo

Había una vez una aldea, la cual estaba habitada por cuatro personas, llamadas: TODOS, ALGUNOS, CUALQUIERA Y NADIE.

Hubo que realizar una importante tarea, y TODOS estaba seguro de que ALGUNOS lo haría. CUALQUIERA pudo haberlo hecho, pero NADIE lo hizo.

ALGUNOS se enfadó, porque era tarea de TODOS.

TODOS pensó que CUALQUIERA podría hacerlo, pero NADIE se dio cuenta de que TODOS no lo haría.

La cosa terminó en que TODOS le echó la culpa a ALGUNOS, cuando NADIE hizo lo que CUALQUIERA pudo haber hecho.

Laureano J. Benítez Grande-Caballero